Modifican sus horarios

0
410

Cambia la rutina comercial en el centro meridano

La actividad comercial en el centro de Mérida tuvo dos momentos en la jornada dominical de ayer: en la mañana hubo buen movimiento en los establecimientos y mercados municipales y en la tarde cayeron estrepitosamente las ventas de los negocios por el cielo nublado y el ambiente fresco que prevaleció.

Las bajas ventas han obligado a los dueños de los negocios a modificar sus horarios de labores porque solo trabajan unas horas, esencialmente en las mañanas cuando hay mayor movilidad humana, pero a las 4 de la tarde la inmensa mayoría de los comercios de los distintos giros y los mercados cierran por la baja actividad. Así se vio en la zona de los kioscos, portal de granos, chetumalito, mercados San Benito y Lucas de Gálvez, pasajes Seijo y Segunda Calle Nueva y las céntricas calles donde están los negocios.

Quizá porque financieramente es mitad de quincena y no hay suficiente liquidez en las familias o porque está próximo el programa comercial Buen Fin, que promete atractivas ofertas, promociones y esquemas de pago sin intereses, los compradores esperan esa semana de rebajas para comprar sus artículos, ropas, zapatos, juguetes o lo que es prioritario para ellos.

El Buen Fin, como ya informamos, será del 10 al 16 de este mes. Sin embargo, todavía no se nota en los comercios una intensa campaña para atraer clientes, pero hay almacenes y tiendas departamentales que ya aplican 20% en las compras, ofertas de 2×1 y un plazo de pago con tarjeta de crédito de tres a seis meses sin intereses. Es que así, en una tienda departamental ya es posible comprar un pantalón de mezclilla nuevo de marca en $199, lo mismo que playeras que las hay desde los $175.

Turistas

Contrario a la baja afluencia de compradores en el centro, el turismo parece que ya es permanente en Mérida porque en el corredor de la calle 60, de la 67 a la 47, se vio parejas y grupos de extranjeros y nacionales caminando, viendo ropa típica en los aparadores o departiendo en los restaurantes donde hay bebidas alcohólicas.

La Plaza Grande fue el centro con mayor actividad humana porque convergieron vendedores de artesanías del programa “Mérida en Domingo”, vendedores de golosinas como helados, marquesitas y frituras, y la parvada de palomas que está en espera de alimento y que también ya es un atractivo para los niños, jóvenes y adultos.

Igual está en el centro de la plaza las coloridas letras con el nombre de Mérida, que atrae gente para la fotografía del recuerdo de la visita a la capital yucateca.

En esta etapa de la reactivación social, empresarial y deportiva, y recuperación económica de la crisis generada por la pandemia del Covid 19, los hoteles y restaurantes aparentemente han aumentado su clientela con los aforos permitidos.